lunes, 23 de septiembre de 2013

Visita a cervecería "Agua Mala" - primera parte de la "Excursión Cervecera" en Ensenada

Por Karla Juana Pedrín, distinguida socia de MCCM en Ensenada
21 de septiembre del 2013
Un sábado soleado y fresco que mejor aprovechado por un grupo de entusiastas mujeres con una excursión catadora en la cervecería “AGUA MALA” en Ensenada, fue éste el marco de una grata, fresca y enriquecedora experiencia.
Dispuestas a iniciar el recorrido en la cervecería, todas debidamente desayunadas y algunas medio ataviadas al estilo “Oktoberfest”, comenzamos la cata en área de producción, y entre destiladores y fermentadores probamos el primer producto de la cervecería la tan gustada “Marea Roja” una cerveza ámbar ale con toquecitos de manzana, realmente se degusta la experiencia en hacer éste producto por sus sabores tan limpios y constantes ya que clarito distingues las esencias.

Después que nuestros anfitriones Ashleey Sokol y Nathaniel Schmidt, fundador y maestro cervecero de "Agua Mala", nos señalaran las propiedades vitamínicas y proteínicas de algunas cervezas, decidimos que empezar a las 10 de la mañana no es un sacrilegio sino un acto de ¡salud!.

Seguimos con la última hija de "Agua Mala" y ahí fue que me encontré con una clara que me llegó a más de dos sentidos la “Mantis” una cerveza wit, estilo belga y con la escencia cítrica que da el lúpulo que tanto agrada al paladar; una muy buena opción para las chicas que apenas se están adentrando en el mundo de las cervezas artesanales y de especialidad, este estilo es como el preámbulo al mundo de las pale ale y la ipas.

Después de cruzar el jardín y huerto orgánico con las flores y moras que utilizan para su cerveza, los anfitriones nos abrieron las puertas de la oficina central y probamos también la “Sirena” que es una pilsner muy refrescante y clara con su toque lupulado y primaveral porque adviertes un buqué floral al respirar el trago.
¡Qué buena platicada iniciamos en este lugar!, dónde se sentía un ambiente muy amigable, y como está tapizado con los diseños coloridos de la cervecería, pues se dejó venir la alegría de estar ahí, así le pondremos... ¿o tal vez sería porque vimos llegar la jarra de la “Mako” la fabulosa pale ale, tan armoniosa como ella sola que ofrece una sensación cítrica afrutada, y más duradera que las anteriores?.

Ya rumbo al lado del mar nos recibió una vista hermosa de la bahía, y entre nosotros y el mar una hamaca, que mejor lugar para tomarnos una "Mantarraya", oatmeal stout y cerrar con una “Astillero” la lupulosa IPA. Simplemente nos dejamos llevar por el golpe del lúpulo que nos acompañó el resto de la mañana, y la cremosidad de la malta que provocó un baile entre la intensidad y la suavidad en nuestro paladar.

Así transcurrió más o menos la excursión, dónde además de compartir el gusto por la malta y el lúpulo, nuestra anfitriona Ashley, celebra con nosotros el líderazgo del grupo Mujeres Catadoras de Cerveza en México, que a menos de dos años ya se ha logrado colocar a nível nacional e internacional como promotoras del consumo responsable de la buena y verdadera cerveza, siendo indistinto el sexo de nuestros comentarios, hemos dejado claro que para saber tomar o hacer cerveza no es necesario traer pantalones.

Muchas gracias a Ashley Sokol, Nathaniel Schmidt y Aurora Novoa por recibirnos en su cervecería, por la buena explicación y por todas sus atenciones,
¡les deseamos muchos éxitos más!

Fotos: Yaireb Alejandra Sánchez Bravo y Soraya López








 

 











No hay comentarios:

Publicar un comentario